Comparte
Ir abajo
Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 04/03/2018
Ver perfil de usuario

Jueves 15 de marzo

el 18/3/2018, 18:30
Jueves 15 de marzo.

En la presente sesión se le dio comienzo a la discusión en torno a la lectura titulada ‘Sobre la lectura’ de E. Zuleta.

Esta relatoría de la discusión realizada bien puede comenzar con el siguiente comentario enunciado en algún momento de la clase y que brevemente nos da un preámbulo de varios de los puntos abordados durante el encuentro: ‘La ilusión de una lectura se encuentra en creer que se leyó porque se pasó la vista por encima del texto’. Como se puede intuir, en esta sesión los estudiantes tuvimos la oportunidad de poner a la lectura bajo una nueva óptica, pero más allá de eso, de replantearnos nuestra forma de abordar textos; nos mostró a la lectura como un ’trabajo’ y un espacio para desprendernos de concepciones arraigadas; morir y revivir en las hojas de un buen libro.

Este primer aspecto -la búsqueda de un código- de la lectura como un trabajo básicamente se refiere a tomar los enunciados, palabras y términos del autor y olvidarnos de su significado convencional para hallar uno completamente nuevo e intrínseco a la lectura y la visión del autor. En palabras de Nietzsche, debemos de transformarnos en ‘camellos’ y como ellos cargarnos –con los enunciados del texto- y rumear todo esto que consumamos muchas veces hasta procesarlo debidamente.

Así toda lectura verdadera requiere en primer lugar no precipitarse, sino hacer un esfuerzo por entender qué quiso decir en realidad el autor con un término u oración. Por ejemplo, Kafka y el hambre, para un lector ‘rápido’ el concepto podría quedarse en la simple necesidad de comer, sin embargo en el texto de la metamorfosis, el hambre designa falta de motivos para vivir. El significado usual de las palabras puede ser muy distinto al sugerido por el autor.

En un próxima instancia de este camino obligado para desarrollar la lectura tenemos al ´León’, que corresponde al nivel donde el lector, después de haber comprendido el texto y descifrado el código del autor, está en la capacidad de atacar, criticar y más delante, de dejarse transformar por la lectura que realiza.

Es en éste punto donde se producirá o no una verdadera lectura, puesto que es donde se da la transición de ‘León’ a ‘Niño’; de crítico a creador. Si con lo que leí puedo crear algo nuevo, entonces sí hubo una lectura, pero además, si después de ésta soy capaz de apreciar las cosas de un modo diferente; si la lectura me trasformó y produjo en mí un nuevo conocimiento.

Sin embargo, la posibilidad de una buena lectura irá más allá de detenerse ante el texto y dependerá de las capacidades del lector, en el sentido de que ‘Sólo aprende el que ya sabe’, el que ya conoce el lenguaje y es capaz de despertarlo en la lectura para encontrar nuevos significados a los términos que maneja.

De la misma forma, el poseer un horizonte; leer a la luz de un problema que guie la lectura es también fundamental en el proceso, por cuanto este nos permite construir significados y realizar deducciones, que si bien estarán enfocados a la resolución de nuestro conflicto, aportan a la realización de un debida lectura. Después de todo, los significantes en un texto no son ajenos al lector y son más bien una construcción conjunta entre éste y el autor.

Sucintamente, no hay textos fáciles o difíciles, siempre existe un trasfondo analizable que permite concluir sobre el valor del texto para mí o para una determinada situación, es mas, el crear un texto que despierte la necesidad por detenerse y reflexionar es un deber del autor y si no se tiene lo anterior, menos que una lectura, el texto es una habladuría. Leer no es consumo, es producción; producción de conocimiento.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.